El camino más largo. ALBUM

Ya me lo decía mi madre: Ay, hijo mío... ¿Y qué será lo próximo?

domingo, 29 de junio de 2008

PERIFERIAS

Muchos directores de cine han intentado poemizar en imágenes, consiguiendo tan sólo polemizar. Algunos, ni eso. Desde un punto de vista forzosamente subjetivo, la música de las imágenes (la de la banda sonora y la de la música visual) ha necesitado siempre de la buena fe del espectador. Sabemos que el director nos quiere llevar a su terreno. No obstante, nos dejamos engañar. De eso se trata. Pero hay obras de arte que te pillan desprevenido. Los ejemplos que iré subiendo al blog son aquellos que me devolvieron la fe en el cine. Me reservaron una butaca en la segunda fila.

Tim Roth está inmenso (sin hacer casi nada) en esta película, pero como siempre, me fijo más en la periferia, la segunda fila del plano: Pruitt Taylor Vince escucha la belleza de las imágenes que vemos y oímos. El maestro Morricone hace lo suyo, que es Sentir, pero Taylor Vince es el contrapunto a todo, el que da sentido, el amigo del protagonista que toca la trompeta y mira (no deja de mirar en toda la película) con los ojos del espectador.

Como dice otro maestro con apellido italiano (Mario Benedetti):

Ahora que es el fin
y ya todos las vieron
de perfil y de frente
in pectore y al dorso
en tules y de largo
no pueden caber dudas
la reina es la más linda
(...)
pero la octava de la izquierda

es la más seductora
quién podrá resistirse
a sus labios en pena
sus ojos de vencida
su tristeza en bikini.




La leyenda del pianista en el océano, 1998
Giuseppe Tornatore

martes, 24 de junio de 2008

CÓMO SE HACE ESO DE CONMOVER




Clase magistral de interpretación a cargo del humilde Léo Ferré dirigida a artistas en general y silentes en particular. Con fallos de sonido incluido, estamos ante una de las lecturas más conmovedoras de eso que llamamos vivir... mejor dicho, estar vivo.


Avec le temps
Léo Ferré (1916-1993)

Avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
on oublie le visage et l'on oublie la voix
le cœur, quand ça bat plus, c'est pas la peine d'aller
chercher plus loin, faut laisser faire et c'est très bien
avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
l'autre qu'on adorait, qu'on cherchait sous la pluie
l'autre qu'on devinait au détour d'un regard
entre les mots, entre les lignes et sous le fard
d'un serment maquillé qui s'en va faire sa nuit
avec le temps tout s'évanouit
avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
mêm' les plus chouett's souv'nirs ça t'as un' de ces gueules
à la gal'rie j'farfouille dans les rayons d'la mort
le samedi soir quand la tendresse s'en va tout' seule
avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
l'autre à qui l'on croyait pour un rhume, pour un rien
l'autre à qui l'on donnait du vent et des bijoux
pour qui l'on eût vendu son âme pour quelques sous
devant quoi l'on s'traînait comme traînent les chiens
avec le temps, va, tout va bien
avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
on oublie les passions et l'on oublie les voix
qui vous disaient tout bas les mots des pauvres gens
ne rentre pas trop tard, surtout ne prends pas froid
avec le temps...
avec le temps, va, tout s'en va
et l'on se sent blanchi comme un cheval fourbu
et l'on se sent glacé dans un lit de hasard
et l'on se sent tout seul peut-être mais peinard
et l'on se sent floué par les années perdues-
alors vraiment
avec le temps on n'aime plus

(en castellano, más o menos, dice...)

Con el tiempo...
Con el tiempo todo se va
Se olvida el rostro y se olvida la voz
Cuando el corazón ya no late, no vale la pena ir a buscar más lejos
Hay que dejar las cosas como son y están muy bien
Con el tiempo...
con el tiempo todo se va
El otro, al que se adoraba, al que se buscaba bajo la lluvia...
El otro, al que se adivinaba a la vuelta de una mirada,
entre palabras, entre líneas y entre polvos
de una promesa maquillada, que se va...
Con el tiempo todo se aleja
Con el tiempo...
Con el tiempo todo se va,
aun los más bellos recuerdos tienen pinta de poca cosa
en los estantes de la muerte
el sábado por la noche cuando la ternura se va completamente sola
Con el tiempo...
Con el tiempo todo se va
El otro al que se le daban viento y joyas,
por quien se hubiera vendido el alma por unos céntimos
Ante el que se arrastraba como se arrastran los perros
Con el tiempo se va, todo va bien
Con el tiempo...
Con el tiempo todo se va
Se olvidan las pasiones y se olvidan las voces
que leían bajito con palabras de la gente pobre:
“No vuelvas tarde, sobre todo no cojas frío”
Con el tiempo...
Con el tiempo todo se va,
y uno se siente encanecido como un caballo agotado.
Y uno se siente catalogado al azar
Y uno se siente muy sólo quizá, pero tranquilo
Y uno se siente ridículo por los días perdidos...
Entonces, de verdad,
con el tiempo, ya no se ama

miércoles, 4 de junio de 2008

ADEUDO POR DOMICILIACIONES






Hemos adquirido un compromiso
que va más allá del entramado legal o estatutario.
Una ley de testaferro ignominioso
que converge en mercantilismo
en tanto en cuanto queda probada
la incompetencia del supuesto fiduciario
y la eficacia del impuesto compromisario
a la par que distingue
entre los firmantes y los por firmar
en detrimento de los ya firmados.

Es cosa sabida y sufrida a plazos y con ánimo de lucro
que los bancos no son precisamente Santa Teresa de Calcuta
pese a lo invertido en obra social
con la que nos sueltan barbaridades de este tipo
sus amigos, en conferencias asépticas y discursivas
para quedar bien con Dios y con Hacienda
y engrosar más si cabe
-claro que cabe-
las arcas de oro con las que un día
se enterrarán como dioses egipcios.





Adeudo por domiciliaciones
poema de Vicente Llorente.
MENÚ DEL DÍA
Huacanamo poesía, Barcelona 2007