El camino más largo. ALBUM

Ya me lo decía mi madre: Ay, hijo mío... ¿Y qué será lo próximo?

sábado, 19 de julio de 2014

Nada es mezquino

Nada es mezquino. A pesar de Artur Mas y de los que pronuncian su nombre con acento en la A, de verdad que nada es mezquino, a pesar de CIU, que ha votado recientemente en contra del derecho de autodeterminación de Palestinos, Kurdos y Saharauis pero siguen pidiendo "su" derecho a ser nación, jugando con el sentimiento de muchos, nada es mezquino. No lo es porque quedan genios como Serrat, que hacen más por su idioma que todo el parlament junto. Por medio del afecto y la curiosidad que despiertan sus canciones, todos los días hay gente aprendiendo catalán y no hay ley ni meollo institucional que pueda con eso. Gracias a él y a otros muchos autores descubrí a poetas catalanes y quise entenderlos en su lengua.
Si me dejan en paz sin mis banderas, los demás pueden optar por la que quieran. Faltaría más. Ártur Mas.

Os dejo con esta maravilla, con el poema en bilingüe y la historia del disco y la canción.




Res no és mesquí,
ni cap hora és isarda,
ni és fosca la ventura de la nit.
I la rosada és clara
que el sol surt i s'ullprèn
i té delit del bany:
que s'emmiralla el llit de tota cosa feta.
Res no és mesquí,
i tot ric com el vi i la galta colrada.
I l'onada del mar sempre riu,
Primavera d'hivern – Primavera d'estiu.
I tot és Primavera:
i tota fulla, verda eternament.
Res no és mesquí,
perquè els dies no passen;
i no arriba la mort ni si l'heu demanada.
I si l'heu demanada us dissimula un clot
perquè per tornar a néixer necessiteu morir.
I no som mai un plor
sinó un somriure fi
que es dispersa com grills de taronja.
Res no és mesquí,
perquè la cançó canta en cada bri de cosa.
–Avui, demà i ahir
s'esfullarà una rosa:
i a la verge més jove li vindrà llet al pit.


Nada es mezquino,
y ninguna hora escabrosa,
ni es oscura la ventura de la noche.
Y el rocío es claro
el sol sale y se fascina
y tiene deseo del baño:
que se maravilla el lecho de toda cosa hecha.
Nada es mezquino,
y todo rico como el vino y la mejilla curtida.
Y la ola del mar siempre ríe,
Primavera de invierno – Primavera de verano.
Y todo es Primavera:
y toda hoja, verde eternamente.
Nada es mezquino,
porque los días no pasan;
y no llega la muerte ni habiéndola pedido.
Y si la habéis pedido os disimula un hoyo
porque para volver a nacer necesitáis morir.
Y no somos jamás un llanto
sino una fina sonrisa
que se dispersa como gajos de naranja.
Nada es mezquino,
porque la canción canta en cada brizna de cosa.
–Hoy, mañana y ayer
se deshojará una rosa:
y a la más joven virgen le vendrá leche al pecho.


Músicos: 
•Josep Maria Bardagí: guitarras, arreglos y dirección musical 
•Jordi Clua: bajo 
•Francesc Rabassa: batería y percusión 
•Josep Maria Durán: teclados 

Compañía Discográfica: Edigsa 

Referencia del LP: CM 433 - Dep. Legal B. 44.160/1977 

Grabación: Estudios EMI-ODEON, S.A. de Barcelona
  
[Estamos en el año 1977. Tras la muerte de Franco en noviembre de 1975 y la proclamación del Rey Juan Carlos, España camina con paso lento hacia su transición democrática. Serrat ya hace un año que volvió de su exilio tras la amnistía que promovió el gobierno de Adolfo Suárez. En estos meses ha emprendido una gira por los barrios de Barcelona, participando en muchos actos reivindicativos de las asociaciones de vecinos. Su figura comienza a engrandecerse y se le considera un verdadero paladín de las libertades. Es en los últimos meses del año cuando se pone a la venta este álbum de "Res no és mesquí". Por primera vez en su carrera habían transcurrido más de dos años sin editar ningún disco. Así nace esta nueva entrega, donde lejos de aprovechar la nueva coyuntura política para lanzar denuestos contra el pasado reciente, Serrat se refugia en musicar los versos del poeta catalán Joan Salvat-Papasseit (1894-1924) y lo hace desde la perspectiva de un poeta de hoy hacia un poeta de ayer. Sólo la lectura cuidadosa de los poemas elegidos es más que suficiente para comprender lo anterior. Serrat siempre ha manifestado un gran cariño y respeto hacia aquellos poetas en donde encontró versos que él deseaba haber escrito. Ocurrió con Machado y con Miguel Hernández. Ahora es el turno de Salvat-Papasseit, un poeta al que siempre se sintió muy vinculado. Para este nuevo trabajo Serrat se sirve de los arreglos de Josep Maria Bardagí, que ya le había acompañado como guitarrista y ahora pasa con nota máxima la tarea de la dirección musical. Su maestría como arreglista está fuera de toda discusión. En todo el disco hay un aire de delicadeza y de buen gusto musical quizás como en ningún otro en la discografía de Serrat. A pesar de ello, el disco no gozó de grandes ventas, sobre todo fuera de Cataluña. Al fin y al cabo para muchos de nosotros, Salvat-Papasseit era un perfecto desconocido. Y sólo a partir de este momento comenzamos a interesarnos por su poesía vanguardista y llena de vitalidad. Un mérito más de Serrat, a quien nunca se le agradecerá bastante su labor difusora, su recuperación de voces postergadas, condenadas al silencio, voces eludidas por los profesores en el colegio por el único hecho de pertenecer a los llamados 'poetas no oficiales'. 
"Res no és mesquí" es el tema que da título al álbum. Se trata de un canto desbordante a la vida, reivindicativo de la alegría de las pequeñas cosas en las que el poeta no oculta su optimismo por el acontecer cotidiano y refleja una filosofía más que vitalista ante las incertidumbres.  Muy rico en imágenes poéticas y metáforas, el poema transcurre con suavidad, a pequeños trazos, deteniéndose y haciéndonos contemplar cada una de las estrofas como si estuvieran hechas a nuestra medida y vigencia. La voz de Serrat suena clara y plena de énfasis y en perfecta simbiosis con la música como si de otro instrumento se tratara. Uno de los temas más logrados del disco.]   Fuente: jmserrat.com